Hay quien mea en lana y suena....

Me encontraba echando un rato al solecito, en uno de estos días fríos en el sur, en los que ronroneas de gusto exponiéndote como un lagarto sobre la roca.  Escalando  sin agobios, y con gente apañada. Sin  querer saber de números o letras, solo haciendo lo que nos apetecía.

 A través de la ranura de los ojillos medio entornados, diviso caras conocidas que se acercan al mismo sitio. Escaladores conocidos. Saludos por todas partes e incluso alguna que otra palabreja mal sonante, comentarios picajosos, y cosillas por el estilo. Lo normal en estos encuentros.



Charlando de unas cosas y de otras (normalmente de escalada, por que es raro que hables de otros temas en estas situaciones, y mira que solo el entorno, daría para conversar un rato), surgen preguntas de nuevas escuelas abiertas, y  nombres adjudicados a estas escuelas. Me llamo la atención que se originara cierta tensión por el nombre de un nuevo sector al que se atribuyen varios aperturistas (cosa normal desde mi parecer, ninguna piedra es de nadie). Alguno defendió el nombre impuesto de forma tan averada, que me lo imagine el día que naciera su hijo o hija decidiendo el nombre del niño. Defendiendo a capa y espada el nombre de su hijo/a, luchando por que en la historia de su vida, su criatura llevara un nombre digno, pensado, buscado y defendido frete a su cónyuge, quizás argumentando el gran valor sentimental que para el tenia escoger ese nombre.....bla,bla,bla.


Pero no. Podría asegurar que no resultaría tan importante como que todo el mundo sepa que el o ella ha participado en esa apertura y en el nombre, que por supuesto lo han ideado ellos y que aquel que lo quiera llamar de otra manera, le darán garrote. Que más da luego si a su hijo le han puesto Gabriel por que a su señora le gustaba y todo el mundo termina llamándolo "Grabiel".Y si la gente le dice que vaya nombre, les contesta que fue cosa de su mujer. Así son las discusiones en la mayoría de los grupos de este gremio.

No me meto yo con los aperturistas porque es gran labor la que realizan, para que la disfrutemos tod@s, pero me llama la atención esa necesidad de marcar el territorio, un territorio que no nos pertenece  a ninguno, que solamente nos lo presta la naturaleza para que lo disfrutemos momentáneamente.

Me alegra de vez en cuando encontrarme con gente, que llevan mucho tiempo y muchas hazañas a la espalda, y te cuentan con sencillez espontanea los proyectos y los lugares, pocos nombres propios, solo detalles prácticos para disfrutar escalando.

Incluso si en la conversación le dices: Anda me había dicho "fulanito" que esa vía o esa escuela la había abierto el con "menganito". A lo que con una carcajada te responde: Bueno un día vinieron los dos a echarme un cable en una vía de la escuela ( y a lo mejor hay 30 vías abiertas).

Leyendo un articulo de D.Arturo  Pérez Reverte, me trae a la memoria la frase de la época medieval a la que el hace alusión, "Lanzada a moro muerto",  cuenta el escritor que la frase viene de la época en que moros y cristianos se daban de palos, y había algunos "espabilados" que se quitaban de en medio durante los ratos de mayor peligro, y luego lanzaban estocadas a los moros ya caídos para mancharse las vestiduras y las armas, y parecer que habían hecho lo que no era verdad.

Se acerca esto quizás a lo que venia contando. Y se acerca también al hilo de aquellos que son grandes de obra y escasos de palabra, aquello que decía un viejo amigo de "Hay quien mea en lana y suena, y hay quien mea en lata y no suena".

M;)A

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal