Deporte sano, ¿para todo el cuerpo?

A todos/as los que nos gusta practicar deporte, deseamos que la praxis sea sana tanto física como mentalmente, es por ésto que nos preocupamos de factores como, nuestro atuendo deportivo, el material que necesitamos, el lugar en el que lo practicamos, las condiciones climatológicas, que la actividad sea segura …




Valga el siguiente ejemplo: si eres un fanático/a de la bici, te preocupas por tener una apropiada para tu nivel y exigencia, una ropa cómoda apta para este deporte, también de llevar un buen casco (aunque todavía me cruzo con gente que tiene la “mala cabeza” de no llevarlo), y en los últimos tiempos, por fortuna cada vez más nos preocupamos de proteger nuestros ojos también cuando montamos en bici. No es ya sólo por la importancia de la protección de los rayos solares sino también y por cuestiones más “mecánicas” y frecuentes, como cuando bajando rápido, se te cuela dentro del ojo el típico insecto que casualmente cogía la misma ruta que tu ojo. Suena a broma, pero estaréis de acuerdo conmigo en que ese hecho fortuito no sólo puede provocarte un accidente al soltar el manillar para tocarte el ojo por reflejo, si no, y también lo he presenciado, provoca tal irritación que puedes pasar varios días con el ojo de un color que no es el tuyo.
Si te preocupas de calentar antes de empezar a practicar deporte, para no sufrir lesiones musculares, o de ponerte el casco para no recibir un mal golpe, ¿por qué no nos preocupamos en nuestra práctica deportiva, por el uso de buenas lentes protectoras?

El ojo es un órgano muy frágil e irremplazable, que está especialmente expuesto a sufrir golpes y lesiones. Pero disponemos de maneras sencillas de protegerlo, en este caso mediante el uso de unas gafas con lentes coloreadas o no, apropiadas para el deporte que practiquemos. Hoy día existen multitud de posibilidades en el mercado en este sentido, ofreciendo lentes apropiadas para cada actividad deportiva, incluso muy adaptadas a las últimas tendencias de la moda, y como no especialmente adaptadas para los niños, por sus peculiaridades y necesidades.

En deportes como los que nos gustan,  escalada, o montaña es fundamental una protección ocular no solo para el sol, se han dado casos por ejemplo en escalada, de sacar una cuerda después de terminar una vía, y por instinto mirar a donde cae, con la mala suerte de que el cabo golpea el ojo o los ojos de la persona que había tirado de ella. Son accidentes poco comunes pero que se pueden evitar protegiendo también nuestros ojos.
En definitiva queremos resaltar que además de la protección de las radiaciones solares (sobretodo ultravioleta y visible) es muy importante contar con las ventajas que ofrecen las lentes de las gafas deportivas, eso si de materiales adecuados para resistir un impacto, como por ejemplo el policarbonato el trivex, este último mas ligero aún y presente en las nuevas gafas de la marca Bollè. Nuestra experiencia personal y la de muchos amigos y conocidos fundamenta este hecho, pues si no más de uno hubiera tenido un serio accidente ocular o periocular.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal