No es grado todo lo que reluce....

Recuerdo la primera vez que vi una foto de escalada, estaba colgada en un póster tras la puerta de una tienda de fotografía, que anunciaba un encuentro de escaladores. En la foto, aparecía una cordada en una pared que me aterró al mismo tiempo que causó en mi esa extraña atracción que este deporte desprende.

Al día siguiente me dirigí junto con una buena amiga al club donde se realizaban las inscripciones, así conectamos con gente  con la que tuve la gran suerte de aprender algunas nociones básicas de escalada, para poco a poco, conocer a grandes personas que me han ido enseñando muchas cosas , y de las que dicho sea de paso, espero seguir aprendiendo.



De eso hace ya algunos años (por no decir muchos, que no me quiero sentir mayor), y por aquel entonces ya se echaban las manos a la cabeza la gente que no conocía este deporte cuando les hablabas de él, y poco más que te tachaban como loco (hasta mi madre, y mira que me quiere, sigue sin entender que lo siga practicando). Es y era de disculpar esta reacción, puesto que es un deporte de riesgo, lo que yo observo últimamente y en mi humilde opinión, es un cambio en la mentalidad de los  "nuevos" escaladores, relacionado con la falta de valor al entorno, el deporte e incluso a su propia seguridad y la de los que los acompañan.

Antes, en las vías de clásica, los medios por supuesto que eran menores, no teníamos parné para mucho derroche en material, y  aunque las rutas sigan siendo las mismas, existen ahora métodos de autoseguro más sofisticados y eficaces, los cual viene estupendo. Ahora veo que los que se inician en la escalada actualmente, suelen contar con dinero para equiparse más rápidamente con más o menos lo necesario para escalar.
Y es que ahora y en esta sociedad de consumo, todo está al alcance de todos, por suerte o por desgracia, el problema es que no se valora ni se educa en cosas mucho más importantes que no se compran con dinero.

En el caso de la escalada, recuerdo la insistencia en mis inicios por parte de los que me llevaban (porque no nos engañemos, me llevaban, ya que yo no tenía ni idea), de que lo más importante era saber que no podía haber fallos, que las cosas había que hacerlas despacio y la escalada era un deporte que necesitaba de un aprendizaje lento, para poder encontrarse seguro. Además era gente responsable, a la que tengo que agradecer que velaran por mi seguridad, y que me hicieran como amigos las mejores recomendaciones.

En los últimos años ha habido como un boom de los deportes de este tipo, todo el mundo quiere tener sensaciones "extremas" desde los mas jóvenes por consejos de amigos o sus mismos progenitores que pretenden que sus hijos lleguen a donde ellos no han podido o querido, hasta otros que ya son digamos "menos jóvenes", y que pretenden vivir una segunda juventud a través de experiencias de este tipo.

Si nos vamos a sitios lejanos, vemos que en alpinismo, hay montañas que están sufriendo el "ataque" indiscriminado de las empresas que llevan en padilla a todos los ricachones aburridos, cuyos conocimientos alpinísticos y forma física se quedaron entre las páginas de una revista deportiva en la clínica del dentista que les hizo el último empaste, pero eso es lo de menos, "poderoso caballero es don dinero" y al final todo se resume en eso.

Si me quedo por mi tierra y nunca mejor dicho, a mas baja escala, veo las parejas o los grupos, que se acercan a las vías después de haber buscado en Google: "ESCALADA", comprarse una revista y el "kit" básico de escalada. Y tras sentarse en el WC a empaparse de la revista y aprender a sumar grados, se plantan en la escuela más cercana y 'ale', ya fumo porros, ya llevo mi perro y ya hablo de grados. Pero no existe el más mínimo interés en aprender seguridad, porque se habla de vías, escuelas, grados, y nos venden material carísimo que la mayoría no sabe ni usar, y sobre todo no se habla del valor que tiene la vida, y del peligro que puede tener realizar este deporte sin prudencia ni sentido común.

"Bonita comba y posturita asegurando"
Hace poco en una escuela cercana me encontré con tres individuos "escalando", el que escalaba la vía de primero, cayó, y pegó un buen vuelo, quiso seguir y volvió a caer; esta vez no tuvo tanta suerte al caer, y se giro cayendo de cabeza, por supuesto sin casco, porque  no esta de moda y aquí en España escalar grado con casco no es estético y no quedas igual de chachi en las fotos. Menos mal que tuvo el reflejo de levantar la cabeza y evitar el golpe, tan solo creía que se había partido el codo, sus acompañantes  lo bajaron mas blanco que un sobre al suelo. Resultó que era la primera vez que escalaba de primero, porque lo había practicado poco, se metió en el 6b "gracias" a los buenos consejos de sus colegas, que dicho sea de paso, lo aseguraban sentados con una comba considerable tomando unas pipas para amenizar la tarea.

Me parece estupendo y normal progresar en los deportes y disfrutarlos, a mi misma me encanta ver que en algunos momentos avanzo y sumo grados, pero  hay que tener en cuenta que la mayoría de la gente que sale en las revistas lleva un bagaje escalatorio a sus espaldas, un aprendizaje desde el principio y mucha práctica, pero de eso no se habla, lo que no llego a entender es que exista más interés en apuntarse grados en determinadas paginas web, que en EDUCAR en el respeto y la seguridad hacia este deporte, no caben fallos aquí, no es como equivocarte al aprender técnicas de natación, si aquí no conoces bien lo que haces o infravaloras determinados riesgos te puede costar la vida, y no eres más cobarde ni más valiente por mirarte dos veces el nudo,  por decirle a tu compañero que te asegure de pie y prestando atención,  por decirle  que te deje pasada la cuerda porque la primera esta muy alta y no te ves seguro, o por meter tres fisureros en vez de dos en un tramo, principalmente valoras poder seguir vivo  y practicando lo que más te gusta, ESCALAR.

Por M.A
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal