Like monkeys

Mirando Facebook, esa "fuente" inagotable de información donde se difuminan las líneas que separan lo veraz de lo imposible , y lo personal de lo público, me he encontrado con un estudio del Instituto de Medicina de Montaña y Deporte del año pasado, cuyo título anunciaba: "La práctica de la escalada deportiva produce cambios en el cerebro ". 



Francamente, al principio de leer el título, me ha dado una ligera 'risilla', primero haciendo un examen de conciencia propio, y luego acordándome de algunos/as amigos y conocidos. Estoy de acuerdo en que este deporte te cambia el cerebro (la manera de pensar), haciéndonos más incautos o cobardes a algunos, y a otros/as -y eésto también es de estudio- se les queda el  cerebro en el estrecho limbo entre la adolescencia y la edad adulta, con una tendencia pronunciada hacia la primera.



La curiosidad me hizo indagar y el estudio lo han realizado con 10 escaladores de élite y 10 personas que nunca habrían escalado, ambos grupos de la misma edad.


El resultado es que las habilidades necesarias para la escalada deportiva, y cito textualmente: "
movimientos verticales usando simultáneamente pies y manos, creación de estrategias de control motor, mantenimiento de equilibrios no estables, y habilidad de mantener la posición cuadrúpeda durante largo tiempo, provocan un aumento del tamaño de los lóbulos vermianos I-V del cerebro y el área parietal, que no se produce en el grupo de personas que no escalan". Finalmente el artículo reflexionaba así: "se convierten en escaladores de élite aquellas personas con una predisposición cerebral determinada, o es la práctica d e la escalada la que tiene efectos sobre la anatomía cerebral"?

Todo ésto me ha hecho dudar sobre el tamaño de mis lóbulos vermianos. Nunca antes en todos los años que llevo escalando me había planteado que quizás no escale más grado en deportiva porque LOS TENGO PEQUEÑOS. Me queda la esperanza aún de que todavía estén por desarrollar (si hay que cambiar de talla de "gorro típico de lana de octavogradista", todo sea por la ciencia). 


Duro golpe para aquéllos que no estamos en esa élite de deportistas con habilidades "like monkeys" como decían unos amigos de Fuengirola. 
 Ahora creo que estas personas que han realizado el estudio, pueden seguir estudiando muchos otros aspectos del cerebro de los/las escaladores, pero no solo los de élite, si no los que no nos encontramos en ese grupo, porque estamos algunos/as dignos de estudio. ;)
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal