Me gusta la emoción del miedo, que indica que estamos vivos.



Nuevo Martes y nueva entrada del blog, continuando con nuestro ciclo de entrevistas, esta semana le toca el turno a una chica muy cañera, esta jiennense tiene muchas aventuras que contar, aquí nos narra algunas.






1. Nombre y edad
Inmaculada Garrido Palomino, 38 años


2. ¿Desde cuándo estas aficiones?  ¿Empezaste escalando o haciendo montaña?
Me he criado en el campo y siempre había hecho deporte, de hecho cambiaba continuamente de deporte, me gustaba probar deportes nuevos, pero ninguno me llenaba demasiado. Conocí la escalada en mi primer año de universidad en el año 95, cuando vi en el campus un cartel que anunciaba un curso de escalada. No pude resistirme y me apunté junto con mi amiga Asun. Comencé con todo a la vez, conforme iba descubriendo la montaña y las diferentes actividades que podían practicarse, me atraía probarlas. De forma que probé el senderismo, corrí carreras de resistencia, de orientación y multiaventura, descenso de cañones, la espeleología, la escalada deportiva, escalada clásica arrastrándome por “grandes paredes” de los clásicos escaladores de Jaén y “jugué a hacer alpinismo” en sierra nevada y a escalar en hielo, probé el  bloque…. En todo mi objetivo era solo disfrutar y jugar con mis sensaciones.Tuve la suerte de aprender y estar rodeada de grandes escaladores que amaban y cuidaban la montaña.



3. ¿Cuál es la que más te atrae? ¿Qué diferencias encuentras entre cada una?
Lo que realmente me atrae es el componente aventura y el compromiso, me da igual que sea escalando en roca, en hielo, en alpinismo, esquiando….Generalmente lo encuentro más en la roca, quizás porque es el que más “controlo” o más bien el que más he practicado… Me gusta la emoción del miedo, que indica que estamos vivos. Me gusta jugar con mi equilibrio cuerpo-mente, me gusta vencer ese diálogo interno en situaciones límite, me gusta vencer la sensación de miedo, me gusta compartir experiencias y vivencias, me gustan mis compañeros y compañeras de aventuras….Busco divertirme y disfrutar con la actividad y con mi compañero o compañera de cordada. Diferencias todas, son disciplinas deportivas diferentes, pero que se practican en el mismo escenario.


4. Primeras ascensiones/escaladas  importantes, y primeras impresiones.
Jajaja creo que importante he hecho bien poco. No sabría definir algo que haya hecho importante. Puedo destacar lo que más me haya gustado o con lo que más me haya divertido, pero no creo que haya hecho nada importante. Me encantó vivir la experiencia de una expedición y descubrir que podía subir un 8 mil, pero me han llenado más escaladas vividas con amigas. Recuerdo especialmente la primera cascada de hielo de 5 grado que escalé con Tamara en Noruega; la travesía de la Meige con María Alsina, fue muy intensa y divertida; meterme con Pipi a repetir una vía para reseñarla que fue lo más parecido a una apertura; tengo muy buen recuerdo de disfrutar escalando con Vanesa España en Galayos; y en cuanto a dificultad mis escaladas con Rubén en Ordesa  o con Pere por rutas desconocidas habitualmente de dificultad por Cataluña, Alpes, Chile y Argentina. Me apasionan especialmente las pocas aperturas que he hecho de vías.

Podría decir que para mí son importantes porque han dejado un recuerdo imborrable, (y tengo muy mala memoria), bien porque me he divertido mucho, bien porque el compromiso que he asumido ha supuesto un gran esfuerzo por mi parte o un gran despliegue de recursos. Mis primeras impresiones, fueron descubrir que hay mucho mito en relación a algunas actividades.  Es muy común que la gente te ponga límites y te diga lo que eres capaz y lo que no en función de su experiencia, de lo que han oído o de lo que han leído. Así que comencé a desmitificar actividades o rutas. Ojo estoy hablando en relación a mi nivel, que no es mucho. Mis límites los descubro yo sola, haciendo la actividad. No me gusta que me los impongan o sugieran.



5. ¿Consideras que han cambiado las cosas en el mundo del alpinismo y la escalada?
Sí que han cambiado. Creo que ahora hay más “figureo” y menos aventura. La evolución en la montaña no solo ha sido a nivel técnico y de dificultad, sino de valores. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías y la proliferación de las redes sociales, la montaña es más accesible y por tanto es mayor el volumen de gente que comienza a practicar actividades de montaña.  Los valores no son los de antes: COMPAÑERISMO, COMPARTIR, CONVIVENCIA, COLABORACIÓN, HONESTIDAD, HUMILDAD, COMPROMISO, ESFUERZO, AVENTURA, PASIÓN …. 


6. Una montaña/escalada que te haya marcado.
Todas las escaladas o ascensiones que he hecho han dejado huella en mí. Subo o escalo lo que me gusta, aunque me gusta casi todo. Pero también me he dado la vuelta en sitios o montañas que no me motivaban en absoluto, no soy coleccionista de vías, cumbres o montañas…. Pero si de experiencias que dejen huella en mi vida. Me gusta probar y así tengo criterio para decir si me gusta o no.

Me marcó especialmente el Manaslu, pero no por la ascensión, sino por la decepción de lo que se ha convertido el himalayismo, ochomilismo o como quiera llamarse. Descubrir que para el resto de los “montañeros” que allí había, la vida de alguien no vale nada, fue triste. Parece que allí una cumbre es más importante o más valiosa que una vida. Curioso, eh? Lideramos 3 rescates de otras expediciones en aquella montaña, en uno de los cuales falleció uno de los montañeros, y cuando pedimos ayuda, recibimos poca o ninguna en algún caso. La deshumanización de la gente con la que coincidimos si deja huella.


7. Una situación en pared o montaña  que recuerdes especialmente. 
Quizás la ascensión del Baruntse, porque físicamente estaba muy muy muy mal, al llevar más de 10 días con una bronquitis grave, comiendo poco y con diarreas provocadas por el antibiótico y en altura. Aunque no me vanaglorio de esta actividad, sí que con ella descubrí el peso que dentro de mi capacidad de hacer montaña tiene mi psique, o lo que en neurociencia se denomina capacidad de Resiliencia. No soy una escaladora ni una montañera especialmente fuerte, pero si tengo cualidades psicológicas que me ayudan a contrarrestar mis carencias a nivel físico.




8. ¿Si tienes que elegir a tu compañero/a de escalada que criterios sueles seguir? 
Que se ría, que sea divertido/a para mí con eso es IMPRESCINDIBLE.


9. ¿Consideras que retirarse en un momento  determinado es una derrota?
No, creo que saber retirarse es una virtud, y un aprendizaje. La retirada es parte de la montaña. No es fácil tomar esa decisión, pero es parte importante de la condición psico-física de un escalador saber cuándo ha de bajarse. He de reconocer que a mí me cuesta bastante tomar esa decisión, porque tiendo a huir hacia adelante en todos los ámbitos de mi vida, pero me he bajado de bastantes sitios. Y he de reconocer que he hincho de llorar, jijiji.


10. ¿Consideras positivo ser competitivo en estos deportes?
La competitividad no es mala, te hace progresar y avanzar, pero has de competir contigo mismo para ser mejor persona o mejor deportista, incluso para ser el mejor. Lo importante es hacerlo de forma limpia, da igual en el deporte que sea. En el CAEE entrenamos a niños que compiten en escalada, incluso compiten entre ellos, y sin embargo son un equipo y ante todo son compañeros. Lo importante son los valores que se trasmitan y bajo los que se compitan: espíritu de lucha, perseverancia, resistencia emocional al dolor o al fracaso, disciplina, automotivación, compromiso, humildad o empatía, son algunos de ellos. 


11. ¿Cómo ves la experiencia en el Equipo Nacional? ¿Qué te ha aportado?
No sé muy bien cómo responder esta pregunta. Me presenté al Equipo Nacional para dar un giro de tuerca a mi nivel de dificultad y compromiso, tener que plantearme actividades más alpinas, tener que hacerlas con otras chicas de un nivel parecido y conocer gente con la que poder hacer algunos de mis proyectos o hacer realidad mis sueños montañeros. Mi nivel de compromiso y mi comportamiento no es el mismo cuando voy con un amigo, que habitualmente tienen más nivel que yo, que cuando me planteo una actividad con otra chica. Contemplaba el equipo como una oportunidad para aumentar mi nivel y hacerlo con otras chicas.
La realidad es que no se han cumplido mis expectativas. Me ha aportado alguna actividad interesante con alguna de mis compañeras, pero sobre todo conocer un buen amigo y compañero de cordada que es Pere Vilarasau, y la oportunidad de aprender de su particular forma de vivir la vida y compartir escaladas de lo más divertidas con él. Aunque aún me queda este año, así que no descarto que pueda cambiar mi forma de pensar….


12. Ventajas y desventajas de ser mujer en la montaña o en la escalada
No creo que existan ventajas en la montaña por el simple hecho de ser mujer. Lo que sí pienso es que hay ciertas limitaciones. Aunque hay excepciones y todos y todas las conocemos, considero que en general la mujer en la montaña aun ha de evolucionar bastante. Hay comportamientos y/o miedos que son inherentes al sexo femenino, algunos debidos a las diferencias evolutivas entre hombres y mujeres asociadas a la cultura y otros debidos a las conductas de carácter biológico asociadas fundamentalmente a las hormonas. Reconozco en mi misma, algunos de estos comportamientos, miedos y/o autolimitaciones y los veo continuamente en mis amigas y los hemos comentado en diferentes ocasiones tanto con mis amigas como con mis amigos. Creo firmemente y por experiencia propia que se pueden modificar, si se reconocen. No son difíciles de gestionar, sólo hay que asumir lo que somos y aprender a manejar nuestro cuerpo con sus cambios y sus ciclos. Si aprendes esto haces lo que quieras, si no haces lo que puedes… 




13. ¿Próximos proyectos? 
Patagonia y seguir viviendo apasionadamente….y compartiendo experiencias.









1  
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal