Ruta ciclista por la Sierra de Baza: Juntas de Gor- Rambla del Agua- Cortijo del Raposo- Juntas de Gor



        Llega el otoño y apetece salir con la bici, y más si hay temperaturas como las de estas últimas semanas que acompañan a disfrutar del paisaje, sin el asfixiante calor del verano. Un paisaje, que en mi opinión luce los colores mas bonitos de todo el año. Solo tienes que encontrar el lugar apropiado y pararte a observar, los ocres y marrones que nos anuncian el cambio de estación, los álamos, encinas sabinas... hasta el aire huele a limpio en lugares como el Parque Natural de la Sierra de Baza.
Esta zona sin duda ofrece multitud de posibilidades si te gusta disfrutar de la naturaleza, y al comienzo del otoño es una época preciosa, ya que puedes disfrutar de la berrea, e incluso, con un poco de suerte, cruzarte con algún hermoso ejemplar de ciervo, como nos pasó a nosotras mientras realizábamos este magnífico recorrido en bici.
Descárgate el track GPS en wikiloc

Foto gentileza de Miss Clarisse Pauer


Salimos desde Las Juntas que es el núcleo habitado de mayor población dentro del Parque Natural Sierra de Baza. Se encuentra en un paraje de gran belleza en medio de la Sierra de Gor. 
Viven en él 107 habitantes (57 hombres y 50 mujeres) en casas bien acondicionadas para soportar las temperaturas invernales y 1500 metros de altitud.
Son 10 kilómetros por la carretera local de Gor a Las Juntas, cuyo firme se encuentra en perfecto estado al haberse renovado el asfalto recientemente. Es relativamente estrecha y tiene algunas curvas.


Las Juntas de Gor


Atravesando el pueblo nos dirigimos por una pista de subida hasta el cortijo D.Don Diego, donde deberemos enganchar a izquierda con la pista de Charches. La ruta transcurre en su mayor parte por esta pista, con excepción de dos tramos de sendero de baja dificultad que realizamos de subida. Es una pista en buen estado que salvando los desniveles no tiene perdida ni complicación. Ademas nos permite disfrutar del paisaje de forma relajada.




Siguiendo la ruta del rio Gor pasaremos varios barrancos como el de la Redondilla, el de las Minas, o el barranco de las casas de Don Diego, donde continuaremos con la pista cuyo recorrido completo lleva hasta Charches.

 Casas de D.Diego Fuente "Proyecto Sierra de Baza"

Destacar esta cortijada como punto de interés por su historia. Esta cortijada, emplazada a 1.680 metros de altitud, pertenece al término de Gor y se localiza a  12,5 Kms. de esta villa, junto al arroyo de su nombre, unos kilómetros aguas arriba del lugar en que confluyen el arroyo de las Casas de Don Diego con el río de Gor, en el paraje conocido como Las Juntas.
El nombre patronímico de esta cortijada parece hacer referencia a Don Diego de Castilla, hijo de Don Sancho de Castilla, descendiente del Rey Pedro I de Castilla, al que los Reyes Católicos hicieron donación el 18 de marzo  de 1494 de la Sierra de Gor y con los que el Concejo y vecinos de Gor mantuvieron largos pleitos, que se iniciaron en el año 1558, sobre la posesión y  aprovechamiento de los pastos, dehesas, montes, cortes de leña y madera en todo los términos y sierras de la villa de Gor (Alías Ruz, Boletín Amigos de Gor nº 10 de agosto de 1992),  pleitos que, como refiere el autor citado, en algunos momentos fueron luchas, destacando algunos episodios de estos enfrentamientos, como la remota fecha del año 1612 en la que se refiere como “el Concejo echó al ganado de cerda que Don Diego tenía herbajando,  la mayor parte del pueblo salió al campo armado con espadas, escopetas y ballestas, pidiendo airadamente que se hiciera justicia
Los últimos dueños de esta cortijada, antes de que pasara al Patrimonio Forestal, al que se vendió en los años 70 del pasado siglo en poco más de 700.000 pesetas fue la conocida familia Aranda de Gor, junto con otro vecino de esta misma villa llamado Jesús Ros. Mientras que el último cultivador que tuvo esta tierra, en cuya vega se cultivaban remolachas y unas excepcionales patatas, era apodado “El Escondío”, nombre con el que lo recuerdan los actuales habitantes de la zona.
 La finca con unas 700 Has. que van desde la zona del Cerro de la Virgen, agua arriba, hasta el Peñón de Don Alonso, aguas abajo, y delimitada por las vertientes naturales que la rodean, destaca por la riqueza de sus acuíferos, de modo que cuenta con 5 nacimientos naturales dentro de su perímetro, pasando en nuestra ruta por delante de la Fuente de las Casas de Don Diego, la más próxima a la cortijada con una gran balsa de perfecta forma circular, con  un diámetro de 11,75 metros (actualmente vallado y delimitado en todo el perímetro), que se emplaza en las inmediaciones del Barranco de las Minas. Junto a la misma se conserva un alambique para la destilación de aromáticas. 




La siguiente parada de interés dentro de esta ruta de 50 kilómetros será la aldea de la Rambla del Agua,


La Rambla del Agua que se emplaza en la cara Sur del Parque Natural Sierra de Baza, dando vistas a Sierra Nevada, de la que se separa por la depresión del Marquesado, situándose a 1.430 metros de altitud, es una bellísima aldea de la Sierra de Baza, que geológicamente se localiza dentro del sector geológico denominado Nevado-Filábride, formado por rocas metamórficas de Edad Paleozoica, básicamente micasquistos, cuarcitas, mármoles y algunas rocas duras, que hace de este lugar un paraje muy singular, con sus construcciones típicamente alpujarreño, del que destaca su iglesia de estilo mozárabe-rural.

Esta aldea pertenece actualmente al término municipal del Valle del Zalabí, aún cuando ésto no siempre ha sido así ya que originariamente y hacía el S. XV, en que se data su origen histórico, se trataba de una cortijada de pastores que pertenecía al municipio de Aldeire primero, a Dólar después y más tarde en 1853 se integra con Charches y otras cortijadas para formar Ayuntamiento propio. 

La Rambla del Agua, que llegó a contar a finales del S. XIX y principios del S. XX en que alcanzó su máximo apogeo con casi 500 habitantes, comenzó su despoblación en los años 50 del pasado siglo, aunque fue en los años 60 cuando sufrió una masiva despoblación, quedando totalmente abandonado el pueblo. Manuel Ruz López, presidente de la Asociación de Vecinos "Virgen de la Piedad" de la Rambla del Agua, nos contaba como las causas de esta masiva despoblación fueron muy variadas y como tales señalaba: la falta de infraestructuras y aislamiento en general; la supresión de la escuelas y consulta médica; el cierre progresivo de las minas de Los Cuellos y de las Piletas; la mala cosecha de cereales; y, en general, la falta de atenciones, marginación y abandono de las administraciones competentes.

Actualmente la aldea de La Rambla del Agua ha sido recuperada de forma integral por sus vecinos, con el progresivo retorno de sus emigrados, lo que ha permitido devolver la vida y el color a este pueblo serrano, de modo que ahora está habitada la aldea todo el año y en ella actualmente viven durante una población mayoritariamente integrada por personas jubiladas que dependen de su pensión y que han regresado a su lugar de origen desde los lugares en que se han ocupado laboralmente, al tiempo que atienden algunas actividades de turismo rural, se ocupan en actividades tradicionales como la artesanía del esparto, la matanza doméstica del cerdo o el cultivo y recolección de almendras, productos de la huerta y vino que se produce y elabora para el consumo doméstico. (Fuente proyecto Sierra de Baza  http://www.sierradebaza.org/municipios_rambla.htm).


Una vez pasamos este lugar, seguimos por la pista con algunas subidas pronunciadas hasta llegar al cruce marcado en la ruta que nos conduce por un sendero bastante pendiente, que nos da la opción de hacerlo de bajada si queremos realizar esta ruta circular a la inversa.

la subida es bastante "apretada" y sin duda te deja las piernas castigadas. Salimos a la pista y la siguiente parada a destacar es El Cortijo Raposo. Rehabilitado  en parte creemos que como refugio forestal, o albergue. Dentro del recinto encontramos una pequeña iglesia que data del siglo XVII o XVIII.


Continuamos por la pista pasando el Mirador de las Viboras, y ya alternamos subidas y bajadas, hasta llegar a una bajada muy pronunciada que nos acerca al final de nuestra ruta, otra vez a Las Juntas. Hermosa y divertida ruta que tomándose con calma nos supone entorno a las 3 horas y media de disfrute.



Descárgate el track GPS en wikiloc










Entrada más reciente Entrada antigua Página principal