Deporte, mujer y embarazo

Las mujeres cuando practicamos deporte de forma habitual, llega un momento en el que plantearse la maternidad puede suponer un parón o muchas dudas al respecto. Normalmente si la practica es desde hace años, y tienes el cuerpo habituado no tiene por que suponer ningún problema, siempre y cuando el ritmo sea el apropiado.





 Esta claro que competir estando embarazada no es la mejor opción, como tampoco intentar ponerte en forma cuando te has quedado embarazada, si antes no has realizado ningún deporte, por la "presión psicosocial" a la que nos encontramos sometidas por los  medios, que continuamente nos bombardean con las fotos de famosas con cuerpos de escándalo embarazadas, e increíbles recuperaciones postparto.

Cuando me quedé embarazada de mi primer hijo, siempre había realizado deporte, no en competición, pero si que había hecho "de todo un poco", desde montaña, bici, escalada, buceo, etc etc.



Una vez asimilada la emoción inicial, y si contando con que tu pareja reúne las mismas aficiones, es cuando empiezan a surgir las dudas. ¿Qué deportes puedo o no puedo realizar embarazada?. ¿Hasta dónde puedo llegar?


La escalada entendida como deporte de riesgo es lo primero que tu ginecólogo/a te va a desaconsejar, al igual que deportes como la bici en estado avanzado,  el esquí, o el buceo. Esta claro que hay  limites que entran dentro del sentido común y la prudencia de cada una. Tengo amigas que han estado  montando en bici hasta los 7 u 8 meses de gestación,  esquiando, o escalando hasta casi el último mes. Claramente es una decisión personal, y siempre y cuando te encuentres bien y sepas medir de forma responsable los riesgos, no tiene por que perjudicar la salud de tu bebé.



En algunos estudios se habla de que "La práctica de ejercicio físico intenso" puede agravar los riesgos que tiende a sufrir la mujer embarazada, entre los que se encuentran:
  • Hipoglucemia (bajo contenido de azúcar en sangre).
  • Puede sufrir abortos en el primer trimestre de embarazo.
  • Puede tener partos prematuros.
  • Puede presentar lesiones músculo esqueléticas"
En estos últimos años, la cultura del ejercicio físico ha cautivado a mujeres de todas las edades, revolucionando sus hábitos de vida, y aportando numerosos beneficios durante el embarazo. Estos son algunos de los más destacables:
  • El ejercicio favorece el parto.
  • Disminuye el dolor lumbar.
  • Previene la aparición de diabetes en el embarazo.
  • Previene el aumento excesivo de peso en la embarazada.
  • Mejora el crecimiento de la placenta.
  • Tiene importantes beneficios psicológicos.


En estados mas avanzados en trono al 7º y  8º mes con actividades como la natación, bicicleta estática, caminar y la gimnasia sobre superficies blandas, junto con las técnicas de relajación, como yoga, taichi, Pilates... pueden ser alternativas muy saludables.

En la guía publicada en 1994 por el Colegio Americano de Tocólogos y Ginecólogos, se aconseja que "la mujer embarazada no necesita restringir la intensidad de ejercicio a una frecuencia cardíaca concreta, debido a que el pulso que se tiene en reposo aumenta durante el embarazo y la frecuencia cardíaca máxima disminuye, sobre todo al final de la gestación".




Lo que comentábamos antes, cada una dentro de sus posibilidades físicas, y siempre que se sienta bien (ausencia de sofocos, o fatiga respiratoria excesiva), puede practicar ejercicio físico moderado sin miedo a dañar al bebe.



Fuente: http://www.webconsultas.com/ejercicio-y-deporte/ejercicio-en-las-diferentes-etapas-de-la-vida/ejercicio-en-el-embarazo/recomendaciones-949

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal