Educar en la alimentación

Desde pequeños hemos escuchado frases como "La comida mas importante del día es el desayuno", o refranes del tipo "De lo que se come se cría"o" El buen alimento hace el buen entendimiento", frases que con la sabiduría de antaño han caído en el olvido, reflejo sin duda de una cultura y una sociedad que busca lo rápido y lo práctico aun a costa de la salud.




Lo que en un principio era una actividad fruto de la preocupación de algunos padres y madres, resultó ser un interesante filón para mejora la educación en cuanto a alimentación de los niños y los adultos se refiere.

Es curioso que viviendo en una sociedad en la que la información nos sale literalmente por las orejas, todavía existan grupos que no se preocupen no solo de su salud, sino de la de sus hijos y de educarlos en una alimentación y hábitos saludables desde edad temprana.


Por poner un ejemplo basado en los talleres que llevamos a cabo relacionados con el tema del que escribo:
en una clase de 22 alumnos de entre 6 y 7 años tan solo la mitad decían desayunar algo por la mañana. De esta mitad, 3 o 4 ingerían alimentos apropiados, como lácteos, cereales o fruta. El resto combinaban los lácteos con bollería industrial, o solamente tomaban una de ambas cosas, leche o bollería. Si tratábamos el tema de alimentos como vegetales, la mayoría desconocía por completo lo que era el "brocoli", las espinacas o incluso algunos no supieron reconocer una imagen de un calabacino o una berenjena.


Preguntando a madres y padres en su mayoría reconocían sentirse preocupados por la alimentación de sus hijos, pero la mayoría  admitían no tener mucho tiempo para realizar el desayuno de forma apropiada, o desconocían que alimentos eran los mas recomendables.

Una alimentación saludable se logra combinando varios alimentos en forma equilibrada, lo cuál satisface las necesidades nutritivas para un correcto crecimiento y desarrolla las capacidades físicas e intelectuales.
    
 La mayoría de los docentes recomiendan a los padres que "obliguen" a sus hijos a desayunar correctamente en casa, ya que el periodo desde la cena hasta el almuerzo es demasiado largo para que las capacidades mentales y físicas de los alumnos sean adecuadas. Por lo que durante la jornada escolar se encuentran con niños/as y adolescentes cansados, desmotivados y somnolientos que no logran mantener una adecuada atención.

Vivimos en un país con una dieta y una riqueza gastronómica increíble, que desconocemos, o de la que directamente pasamos por que es más fácil recurrir a lo rápido que en la mayoría de los casos es lo menos saludable.

“Los padres son muy importantes en las primeras etapas, son los que marcan los estilos de vida. Hasta los diez años hay que poner el máximo acento en que los niños vean prácticas saludables y entiendan por qué son necesarias, deben asimilar una educación nutricional en la familia”, señala Javier Aranceta, doctor en medicina y nutrición y especialista en medicina preventiva y salud pública
Al hilo de ésto y hablando de costumbres y educación saludable, en el mismo grupo de alumnos/as había 3 a lo sumo 4 que practicaban deporte de forma habitual (3 o 4 veces a la semana), llámese fútbol, baloncesto,  atletismo u otra actividad deportiva, el resto se conformaba con las clases de Educación Física, que se limita a dos sesiones a la semana de 45 minutos. Casi todos exponían que sus padres no hacían deporte por que el trabajo les cansaban mucho, e incluso alguno expuso, que su padre  " practicaba Play Station fútbol casi todos los días y que era muy cansado a veces". 


Los niños/as y los adolescentes se encuentran sumidos en una sociedad en la que sus progenitores, están saturados de tareas ajenas a la crianza, no saben como afrontar la maternidad o paternidad de una forma responsable, que sin lugar a dudas es la manera que más trabajo  mental o físico supone, pero que mejores efectos va a tener en el futuro de nuestros hijos/as. Existen demasiados estímulos tempranos que afectan de forma negativa a nuestros hijos/as y que es responsabilidad de los padres vigilar, es crucial que los padres se involucren en el gasto energético de sus hijos para cumplir la recomendación de la Organización Mundial de la Salud: “una hora diaria de actividad física voluntaria", precisa en etapas de crecimiento y desarrollo”, esto es un consejo mas para evitar trastornos tan tristemente comunes como la obesidad, sobrepeso y la anorexia.


Fuente: http://www.efesalud.com/noticias/consejos-para-hablar-de-alimentacion-y-salud-a-los-ninos/
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal