FIguras del alpinismo y escalada femeninas, 5ª parte: Alison Hargreaves

Siguiendo  nuestra cita semanal con el alpinismo y la escalada femeninas, hablaremos de Alison Hargreaves, alpinista que destaco por sus hazañas en alta montaña y por una filosofía alpinística rodeada de polémica.



Nacida en Febrero de 1962 en Derbyshire, esta alpinista amante de la aventura destaco a finales de los 80 por realizar todas las caras nortes de los Alpes en una temporada . Ademas fue muy criticada en algunos círculos por escalar el Eiger embarazada de 6 meses su primer hijo Tom Ballard conocido alpinista en la actualidad. Su hijo recuerda una frase de ella: "mas vale un día como un tigre que cien días como una oveja"




Pero esta filosofía como ya contamos tuvo sus consecuencias fatales y muchas criticas a su forma de acometer las cumbres, llegando incluso a acusarla de anteponer su afán por las cumbres y la montaña a su familia. Hay quien piensa que tenia demasiada presión comercial por los esponsores, y en los últimos tiempos se publico una biografía que sacaba a la luz información que antes no se había publicado, se hablaba de muchos años de malos tratos por parte de su marido 20 años mayor que ella, al que había conocido durante su adolescencia, lo cual la empujaría a refugiarse en las montañas y la practica del alpinismo. 
Realizo algunas actividades con Jeff Lowe como la ascensión Kangtega (1 de mayo de 1986), y se propuso Everest, el K2, y el Kangchenjunga- en solitario. Consiguió coronar el primero de los tres picos, el 13 de mayo de 1995, sola sin oxigeno ni ayuda de sherpas. Su ambición por las cumbres y su fama se vieron incrementadas, y tras una breve visita a su familia partiría a coronar el K2, montaña de la que no volvería.


Existen testimonios de la tragedia que tuvo lugar en el K2, y que termino ese 13 de agosto de 1995 con la vida no solo de Alison, si no de otros 5 alpinistas que formaban parte del mismo grupo.
En un articulo publicado el 23 de agosto de ese mismo año, Peter Hillary  hijo de Edmund Hillary y único superviviente del grupo que acometió ese día la cumbre del K2, narró los hechos que sucedieron, y critico duramente la mentalidad que reinaba en ese extraño grupo de alpinistas, basada en conseguir la cima sobre todas las cosas, no importando el grupo, en su opinión, ni los intereses de todos. Ademas la obsesión general por la cumbre hizo que no tuvieran en cuenta las malas condiciones climatológicas que se avecinaban y que provocarían que durante el descenso de la cumbre Alison cayera quedando su cuerpo perdido, encontrándose tan solo su arnés, una bota y su piolet.
Peter Hillary comentó: " Alison era una escaladora brillante pero tenía enormes presiones comerciales sobre ella, y se convirtió en algo obsesivo. Cuando hablaba con ella, estaba claro que la escalada era lo primero y todo lo demás era secundario".



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal